Te informamos de nuestra oferta actual de grupos de intervenciones asistidas con perros


LOS BENEFICIOS DE LAS INTERVENCIONES (ACTIVIDADES Y TERAPIAS ASISTIDAS CON PERROS) PARA NIÑOS CON TDAH SE PUEDEN CLASIFICAR EN DIFERENTES ÁREAS:

 

 

ÁREA PSICOLÓGICA

 

·         Componente lúdico: se puede considerar uno de los más importantes. Con ello conseguimos aportarles a los usuarios una gran cantidad de emociones positivas, ideales para combatir estados emocionales depresivos, pero es que, además, este componente nos sirve como refuerzo positivo en sí. Este refuerzo es la clave de cara al buen resultado obtenido en niños con TDAH con este tipo de terapias, ya que la mayoría de las conductas implicadas en las actividades con los perros son incompatibles con una conducta hiperactiva, requiriendo además gran concentración, lo que da un valor terapéutico intrínseco a la actividad en sí.

También se utiliza este componente inseparable de las actividades con perros para combatir el estrés y la ansiedad, consecuencias directas en niños con este tipo de patología.

 

·         Componente cognitivo: las actividades son diseñadas adaptándose al nivel de capacidad de cada usuario/a, procurando que sean fáciles en un principio para que no sean una fuente de estrés o frustración, y progresivamente más difíciles para que les supongan un reto a superar. Este tipo de actividades tratarían sobre todo el entrenamiento en:

- Mejorar la atención

- Desarrollar las habilidades de ocio

- Ayudar al reconocimiento del esquema corporal

- Entrenar la memoria

- Refuerzo académico

La práctica en este tipo de actividades hace que los niños con TDAH   entrenen y desarrollen estrategias de solución problemas, sobre todo a la hora de gestionar los recursos internos, como puede ser la atención y la concentración (áreas muy afectadas en niños con este tipo de patología).

 

·         Componente de habilidades sociales: aquí se persigue mejorar en el proceso natural de adaptación y de afrontamiento de diferentes situaciones sociales. Se tratarían aspectos tales como la realización y aceptación de críticas, hacer cumplidos, expresión de sentimientos, hablar en público, etc.En niños con TDAH, las habilidades sociales se ven muy afectadas debido a su incapacidad para comportarse de forma ordenada, problema que a largo plazo afecta a su relación con los compañeros de clase o de juego. A través del trato con los perros el niño aprenderá habilidades sociales básicas e imprescindibles (como la empatía o el empleo adecuado del tono de voz con el animal), que posteriormente, con la ayuda del equipo psicoeducativo irá generalizando a sus compañeros en el taller.

 

·         Componente conductual: desarrollo y refuerzo de conductas deseadas incompatibles con conductas desadaptativas, conducta cooperativa. El procedimiento a seguir en esta área es uno de los más simples y más importantes para el colectivo de niños con TDAH. Consistirá en reforzar el mayor número posible de conductas deseadas en el niño, para que, debido a un proceso de extinción, el resto de conductas indeseadas se vea mermado. El refuerzo consistirá, como ya hemos explicado, en proporcionar a los niños gran cantidad de emociones positivas a través de su interacción con los perros.

 

·         Componente en relajación: en este caso, mediante actividades que propicien en el/la usuario/a un estado relajado, encontraremos una amplia gama de beneficios como son la disminución de la tasa cardíaca, de la presión arterial, control de la respiración, relajación muscular…, además de los beneficios psicológicos que aporta frente al estrés, la ansiedad, etc. Esta es otra área en la que los perros tienen un gran potencial para este colectivo. Una gran carencia en los niños con TDAH es su incapacidad para relajarse. A través de un ejercicio de relajación (Relajación Progresiva de Jacobson) adaptado a este tipo de terapia, en el que es el perro el protagonista, y el latido de su corazón el estímulo que nos ayuda a captar la atención del niño, conseguimos que este se relaje.

 

ÁREA PSICOMOTRIZ Y SENSORIOMOTRIZ

 

·         Componente motor: se trataría aspectos muy importantes como son:

- Fortalecimiento de músculos

- Mejora de destrezas motrices

- Mejora la coordinación motriz

-Relaja el tono muscular

-Ayuda a adquirir las pautas madurativas

-Proporcionan la oportunidad para el ejercicio de motricidad fina y gruesa

 

·         Componente sensoriomotor: en este caso se entrenan movimientos que se llevan a cabo de forma diaria, y que ayudan al mantenimiento de ciertas capacidades:

- Ayuda a entrenar la propiocepción

-Trabaja el sistema vestibular

- Favorece el entrenamiento con los diferentes sentidos (auditivos, visuales y táctiles) al ser el perro un estímulo multisensorial.

 

Aunque no son áreas de especial interés psicológico en el tratamiento de niños con TDAH, también es cierto que la actividad física ayuda a mejorar el estado de ánimo de los niños, sin olvidar el gasto de energía que ello supone, siendo beneficioso para problemas del sueño.

 

 

ÁREA PSICOEDUCATIVA

 

·         Componente sobre formación en el ámbito canino y concienciación sobre el bienestar animal: por un lado, se tratan temas de interés general como por ejemplo el abandono animal, por otro se llevan a cabo pequeñas exposiciones sobre capacidades de los perros. Esta área nos sirve para captar la atención del niño mediante una actividad formativa, similar a una situación académica. Área muy importante en la actividad escolar diaria del niño.

 

Este tipo de intervenciones presentan una serie de ventajas:

 

·         Se sustentan sobre la teoría de la “biofilia”, la cual afirma que el cerebro humano (al igual que el cerebro de cualquier animal cognitivo) se muestra atento a otros tipos de vida (animal o vegetal) de forma inconsciente y que si se satisface esta demanda aumenta la salud y el bienestar. Por ello el contacto con perros es positivo en sí mismo.

 

·         Provocan por sí solas un aumento de la actividad social. El efecto socializador de los animales ha sido estudiado de forma genérica. Tener animales de compañía, especialmente perros, aumenta el número de salidas de los sujetos, así como el número de interacciones con otras personas.

 

·         Requieren en su realización un aumento de la actividad física. Al pasear, acicalar, atender al perro, jugar con él, suele aumentar la cantidad y variedad de ejercicio realizado por el sujeto, con las mejoras inherentes al aumento de dicha actividad.

 

·         Suponen la asunción de responsabilidades. El ser capaz de llevar a cabo cambios y previsiones en la rutina personal, para poder incorporar al perro como una opción positiva, con la que sentirse comprometidos, mejora la autoestima y la capacidad cognitiva en determinados colectivos.

 

·         La relación del perro con el ser humano es intersubjetiva. El perro es una especie con la característica de poder establecer este tipo de relación, se reconocen las emociones del otro sujeto. Esto hace posible un diálogo emocional y cognitivo en el cual, tanto el hombre como el perro pueden variar su forma de actuar y su estado emocional como consecuencia de lo que haga y sienta el otro.

 

·         Se desarrollan en un Contexto controlado

 

 

·         Existencia de comunicación afectiva y emocional con el hombre. Los perros son idóneos para emitir mensajes emocionales a los usuarios, y son capaces de variar su conducta según los mensajes que reciben de ellos. Esto es percibido por los usuarios como atención e interés real del perro, sin prejuicios ni actitudes compasivas por parte del animal (en contra de lo que perciben en terapeutas, personal del centro o incluso voluntarios). Esa actitud “honesta” del perro es muy valorada y permiten que se abran a esta comunicación, lo que puede ser trasladado progresivamente de los perros a otras personas del entorno.En personas con capacidades cognitivas afectadas, normalmente no hay afección en su sistema emocional, por lo que es muy recomendable su uso. Al comunicarse con el perro a través de emociones (cariño, enfado, miedo…), la persona recupera la capacidad de interactuar, ser entendido y entender al otro, evitando ciertos tipos de introspección.

 

Lugar de realización.

 

TRABAJO CON PERROS ADIESTRAMIENTO.

C/ Periodista José Luis de Córdoba nº 6 – Local (Zona Centro Comercial El Arcángel, junto a “Bar Rafalete”).

14010 Córdoba.

 

PARA VER LA UBICACIÓN DEL LOCAL PINCHA AQUÍ